viernes, 11 de febrero de 2011

Claras y yemas


En numerosas ocasiones para una receta, tan solo necesitamos yemas y en otros casos,  las claras. Pues bien, para poder aprovechar, debemos saber que las claras se conservan hasta una semana en el frigorífico, en un envase hermético y además también se pueden congelar. Basta batirlas con una pizca de sal hasta que resulten espumosas y a continuación se vierten en bandejas de hielo.
Estas claras sobrantes vienen muy bien para confeccionar escarchados o merengues, que adornan las tartas y si las montas a punto de nieve firme, puedes agregarlas al chantilly (nata montada) para hacer que cunda más, también se pueden incorporar en la realización de mousses, sorbetes o para dar volumen a la pasta de frituras.

Las yemas por el contrario, duran poco. Inmediatamente después de separarlas, sumérgelas en agua para evitar que se endurezcan y echen a perder por completo. Aún así, apenas de conservan en nevera un para de días y no admiten bien la congelación.

Agrega las yemas sobrantes a salsas, a las tortillas para hacerlas crecer,  a sopas o cremas, también a cremas pasteleras y natillas o helados de mantecado e incluso, incorpora una yema a un consomé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por visitar recetas Fáciles y Rápidas.